Tipos de lecciones

El Método Feldenkrais® es un sistema de aprendizaje, por el que a través del movimiento y la atención, se descubre una forma de moverse acorde a la biomecánica. Este trabajo pone de manifiesto los hábitos posturales, a la vez que ayuda a encontrar nuevos esquemas neuromusculares y crea alternativas para mejorar el movimiento. Es un aprendizaje de carácter lúdico, que permite rebajar las tensiones y aprender a detectarlas y controlarlas, cuyos beneficios son numerosos y de distintos órdenes, que abarcan desde una mejora de dolores crónicos hasta una mayor sensibilidad hacia nosotros mismos y hacia el medio que nos rodea. Con su práctica se consigue una forma más eficiente de moverse, refinando las habilidades motrices y, en consecuencia, fomentando un desarrollo integral.
Moshe Feldenkrais estudió cómo se relacionan el movimiento, la psicología y la emoción, y desarrolló su sistema con el objetivo de mejorar la manera de actuar en todos estos aspectos. Feldenkrais es de las mejores y más globales pedagogías.

Este Método no trabaja a partir del esfuerzo muscular sino a través de la consciencia de cómo nos movemos, y en la experiencia de un movimiento suave y nuevo. Con las instrucciones del profesor, el alumno aprende a relacionar las diferentes partes de su cuerpo, a orientarse en el espacio, reconocer diferentes direcciones al moverse y las distintas intensidades y ritmos de su movimiento. No hay modelos para imitar o comparaciones, facilitando el descubrimiento de la propia forma de ser y moverse. El respeto por el proceso personal de aprendizaje es uno de sus principios fundamentales.

Existen dos modalidades, la clase de Conciencia a Través del Movimiento (ATM), y la lección de Integración Funcional (IF).

La Toma de Conciencia a través del Movimiento® suele ser una práctica en grupo, aunque también puede ser tomada de forma individual. Consiste en una serie de movimientos que el profesor propone a los alumnos, les invita a explorarlos, les ofrece distintas opciones para que cada individuo vaya descubriendo su propia manera de hacer y participe de manera consciente en su realización. Los movimientos son de naturaleza suave, no son un fin en sí mismos, más bien ayudan a entender, disfrutar y mejorar la calidad de nuestras maneras de actuar. Uno de los aspectos que más se potencia es el de la percepción de la propia imagen corporal. También se pretende aclarar los elementos que entran en juego a la hora de acometer todo tipo de actividades como caminar, sentarse, levantarse y sentir matices cada vez más precisos y sutiles. Las diferenciaciones que se plantean permiten la toma de conciencia de distintas partes del cuerpo y de las relaciones que mantienen entre sí. Se pretende encontrar respuestas adaptadas y eficaces para cada situación descubriendo nuevas opciones. Se trata de avanzar hacia una mayor libertad funcional. Se puede practicar asistiendo a clases regulares y/o seminarios temáticos.

La Integración Funcional® es una práctica individualizada. Los principios son los mismos que en las clases de grupo sólo que el profesor, en este caso, propone movimientos al alumno con sus manos, se invita a la persona a reconocer sus propias características a la hora de moverse y a experimentar distintas opciones motoras.

Si deseas más información sobre las lecciones de ATM o IF, puedes consultar horarios y fechas en afe.junta@gmail.com o en el Directorio de socios.

SI QUIERES ASOCIARTE, AQUÍ TIENES TODA LA INFORMACIÓN.