Moshe Feldenkrais

Moshé Pinchas Feldenkrais, Doctor en Ciencias, nació en el año 1904 en Slawuta, un pequeño pueblo de Rusia que hoy pertenece a la República de Ucrania. Su segundo nombre Pinchas se lo pusieron en honor del abuelo de su tatarabuelo, Pinchas de Korets, un rabino famoso y uno de los discípulos líderes de Rabbi Israel ben Eliezer, el fundador del Hasidismo, comúnmente conocido como Baal Shem Tov. A los trece años, escapando del antisemitismo y la masacre de judíos, viajó a pie de Rusia al Mandato Británico de Palestina. En 1918 emigró a Palestina. Trabajó en el campo hasta 1923, para después volver a la escuela y finalizar su bachillerato en 1925. Allí trabajó, estudió y desarrolló su interés por las técnicas de autodefensa.

En 1930 Feldenkrais viajó a París donde se hizo ingeniero eléctrico y mecánico. En el 33 se inscribió en la Sorbona para hacer su doctorado en física. Investigó junto a Frédéric Joliot-Curie en su laboratorio de Física Nuclear. Formó parte de un equipo de científicos en el Instituto Curie llevando a cabo cinco investigaciones y publicando artículos incipientes sobre la fisión nuclear con el laureado Físico Premio Nobel Frédéric Juliot-Curie. Durante estos años, estudió además, artes marciales japonesas, impartiendo clases de Jiu-Jitsu y fue uno de los primeros occidentales en alcanzar el cinturón negro de yudo en 1936.  Gracias a su conocimiento de la física del movimiento –el modo en que las leyes del movimiento y de la gravedad afecta la mecánica del movimiento-  su comprensión del Judo fue más clara.  Fue uno de los primeros cinturones negros europeos de Judo de la historia, y desarrolló un método de defensa personal para las fuerzas armadas de Israel.

Con la invasión de París por parte de los alemanes en 1940, escapó a Inglaterra, donde dirigió investigaciones militares para el gobierno británico durante la guerra. Durante ese tiempo, debido a  una lesión de rodilla que padecía desde hacía años (en 1919 se lesionó la rodilla izquierda, jugando al fútbol), Feldenkrais estuvo incapacitado para andar y con intenso dolor. Todavía no se había desarrollado la moderna cirugía artroscópica y los mejores cirujanos consultados no le ofrecieron demasiadas esperanzas de mejora, por lo que Feldenkrais decidió resolver su propio problema por sí mismo. Con el rigor de un científico, empezó a estudiar anatomía funcional, aplicó las leyes de la física y del movimiento a los movimientos humanos cotidianos y analizó el proceso por el que adquirimos originalmente la mayor parte de las funciones motoras básicas. Pensó que si conseguía entender cómo se produce realmente el aprendizaje, sería capaz de modificar los viejos hábitos y recuperar las funciones perdidas, tales como su propia capacidad de caminar. Esta investigación cambiaría la dirección de su vida profesional. Llegó a la conclusión de que el hecho de reducir el esfuerzo muscular mejora la agudeza de las sensaciones cinestésicas y permite al individuo diferenciar con precisión todo lo que hace al tomar conciencia de los aspectos inconscientes y desconocidos de la organización física del movimiento y de la acción. Continuó perfeccionando sus descubrimientos hasta que consiguió recuperar su capacidad de andar. En el proceso desarrolló dos modalidades distintas para poner en práctica sus ideas: un método individual que finalmente denominó Integración Funcional® y uno grupal llamado Autoconciencia a través del Movimiento®.

Moshé Feldenkrais

En 1946 se trasladó a Londres y trabajó en una empresa de consulting privada al mismo tiempo que intensificaba sus investigaciones sobre Judo. Publicó entonces su libro “Body and Mature Behavior”. Es en esta época estudió la obra de George Gurdjieff, F. M. Alexander y William Bates. Más tarde fue a Suiza a estudiar con Heinrich Jacoby.

Volvió a Israel en 1949 para realizar investigaciones en el campo de la física en el instituto Weizmann y ocupar el puesto de director del Departamento de Electrónica de las fuerzas de defensa. Simultáneamente, continuó impartiendo sus clases grupales y desarrollando métodos prácticos para aplicar sus hallazgos sobre la relación entre el cuerpo y la mente. Fue en Inglaterra donde impartió sus primeras conferencias sobre lo que posteriormente sería el método que lleva su nombre. Éste engloba conocimientos de neurología, psicología, evolución, artes marciales, aprendizaje, sexualidad y muchos otros campos, basado en la capacidad del sistema nervioso  para mejorar su organización funcional.  Trabajó en Israel hasta 1953 para el Ministerio de la Guerra. A partir de entonces dio sus clases en un estudio en la calle Alexander Yanai y lecciones de integración funcional. A finales de los años cincuenta su obra comenzó a ser conocida en Europa y los EEUU.

De 1969 a 1971 formó a los primeros doce profesores en su método.  La primera formación de profesores de Feldenkrais tuvo lugar en Tel Aviv y se concluyó en 1971 con trece graduados. A principios de los años 1970, Feldenkrais empezó a enseñar en el extranjero, en Europa y Estados Unidos, y un buen número de intelectuales y artistas se interesaron por sus ideas, incluidos algunos políticos como David Ben-Gurion y Moshé Dayan, la antropóloga Margaret Mead, los neurocientíficos Paul Bach i Rita y Karl Pribram, el fisiólogo Elmer Green y el psicólogo William Schutz. Con el aumento del reconocimiento de Feldenkrais, inició su segunda formación en 1975 en San Francisco con un grupo de sesenta alumnos. En 1980 empezó su tercera formación en Amherst, Massachusetts, con más de doscientos treinta alumnos de 15 países diferentes. En ésta sólo pudo estar presente 2 de los cuatro años, a causa de su enfermedad.  A través de la labor diaria que realizó en su consulta privada durante treinta años, Feldenkrais desarrolló estrategias eficaces, ingeniosas e innovadoras para mejorar o restablecer prácticamente cada una de las funciones humanas. Trabajó con actores, músicos y bailarines de renombre internacional, como los directores de teatro Peter Brook y Paul LeCoq, y músicos como Yehudi Menuhin, Narciso Yepes e Igor Markevitch, y dedicó tanto tiempo a la práctica clínica y a la enseñanza que sólo publicó un extenso estudio clínico, El caso de Nora. Afortunadamente, tenemos cerca de doscientas horas filmadas sobre su trabajo de Integración Funcional, así como algunas conferencias y artículos en revistas sobre Educación Somática. Su trabajo ha seguido expandiéndose y ahora hay más de diez mil profesores de Feldenkrais en más de cuarenta países. Falleció en Tel Aviv, Israel, el 1 de julio de  1984.

El legado del Dr. Moshé Feldenkrais tiene el potencial para ayudar a millones de personas que padecen achaques, dolores, dificultad de movimiento y discapacidades neurológicas, así como a artistas del espectáculo y a atletas que esperan mejorar sus habilidades y destrezas. Algunos ámbitos como la medicina, la fisioterapia y la psicología, tienen mucho que incorporar de los principios de Feldenkrais.

 

SI QUIERES ASOCIARTE, AQUÍ TIENES TODA LA INFORMACIÓN.